Dar a los estudiantes más autoridad en las discusiones en el salón de clase

Cuando los maestros actúan como facilitadores de la discusión en clase en lugar de líderes, los estudiantes se ven a sí mismos como valiosos contribuyentes a su propio aprendizaje.

Todos podemos estar de acuerdo en que una de las experiencias más gratificantes en la enseñanza es ayudar a que un estudiante encuentre su voz y asuma un papel de mando para contribuir a la experiencia de aprendizaje en el salon de clase.

Permitir a los estudiantes la oportunidad de participar en un discurso que implique externalizar, desarrollar su pensamiento y recibir retroalimentación conducirá a la construcción de su conocimiento y comprensión de un tema. Sin embargo, estas discusiones requieren que los estudiantes tengan autoridad y dominio sobre su propio pensamiento para reconstruir ideas y conceptos basados en sus conocimientos previos y esquemas existentes.

Con las dinámicas de poder tradicionales en el salon de clase, el maestro es la autoridad. Para poder participar en una charla significativa con los estudiantes, debemos romper esta jerarquía. De lo contrario, los estudiantes solo pueden regurgitar ideas o expresar conceptos que perciben como favorables o correctos.

La asimilación de nuevos conocimientos con sus experiencias y conocimientos previos les permite reconstruir nuevas redes neuronales que conducen a una comprensión a largo plazo y un aprendizaje sostenido. En otras palabras, el nuevo conocimiento es personal y relevante.

EVITAR EL EFECTO BOOMERANG

El maestro juega un papel importante en el cambio de esta dinámica de autoridad en el salón de clase. Requiere que el maestro ignore los comportamientos intuitivos de un buen conversador en situaciones cotidianas. Una discusión típica en el aula puede tener el siguiente patrón:

El maestro habla — Un estudiante habla — El maestro habla — Dos estudiante hablan — El maestro habla — Tres estudiantes hablan. Esto continúa con más estudiantes hablando, pero siempre alterna entre un estudiante y un maestro.

En el patrón anterior, quizás todos los estudiantes hablen en algún momento de la discusión, pero el maestro es siempre la figura central. Un efecto boomerang devuelve la conversación al maestro después de que un estudiante habla. Para aclarar, estamos describiendo “hablar” como cualquier contribución significativa de pensamiento, ideas o conceptos.

Están participando muchos estudiantes diferentes. Sin embargo, es una conversación centrada en el maestro. Quizás el maestro es el único que responde a las preguntas, o es evidente que los estudiantes no se escuchan unos a otros y no repiten las respuestas. El maestro es la autoridad de la conversación y la socialización del aprendizaje aún no está a nivel comunitario.

Para aumentar la autoridad y mejorar la construcción del conocimiento por parte de los estudiantes, la función principal del maestro es facilitar y guiar la discusión, y solo elige contribuir cuando sea absolutamente necesario. El objetivo es evitar el efecto boomerang. Para lograr que los estudiantes se respondan entre sí, no es suficiente que los estudiantes individuales se sientan empoderados con su propia voz; deben ver a otros estudiantes como colaboradores valiosos y escuchar sus voces tanto como lo harían con el maestro.

3 Estrategias para Aumentar la Autoridad del Estudiante en las Discusiones de Clase

1.Planifique la discusión. Antes de la discusión, piense meticulosamente en el flujo deseado para el desarrollo de ideas. Comience con preguntas abiertas para permitir la inclusión de todas las ideas y luego prepare algunas preguntas de seguimiento e indicaciones para guiar la discusión en la dirección necesaria. Estos también deben abordar las ideas inexactas y la información faltante. También planifique la estrategia de salida o cómo terminará la discusión con un resumen de conceptos claro y conciso.

2. Permita un tiempo de espera. El tiempo de espera también es una gran herramienta para aumentar la autoridad en nuestros estudiantes, no solo para darles espacio para pensar. Cuando un estudiante le hace una pregunta a un maestro, el maestro da un paso atrás y espera, modelando el pensamiento y el procesamiento de la pregunta, dejando en claro que es seguro para cualquiera responder. Este momento de silencio da tiempo y espacio para que los estudiantes procesen la pregunta y ofrezcan una respuesta.

Los estudiantes conocen las reglas de las conversaciones al igual que nosotros: una persona habla y luego otra responde. El tiempo de espera le brinda al estudiante la oportunidad de aprovechar esta regla innata de conversación. Refuerza que el maestro no es la autoridad de la experiencia de aprendizaje de la comunidad en el salón de clase. También evita que los estudiantes apaguen su atención cuando otro estudiante habla porque la expectativa es que todos piensen y procesen.

3.Utilice las indicaciones estratégicamente. Los maestros pueden evitar el efecto boomerang mediante el uso de indicaciones que no agregan un valor significativo al contribuir con una respuesta autorizada, sino que redirigen y facilitan para ayudar al estudiante a responder de manera autorizada. Este enfoque refuerza la idea de que los estudiantes tienen autoridad y los estudiantes deben escucharse entre sí. También refuerza la experiencia de aprendizaje de la comunidad que ve al maestro como la guía lateral y modela las habilidades de conversación que los estudiantes pueden usar fuera de la clase.

Es posible que desee probar algunos tipos diferentes de indicaciones. A continuación, se muestran algunas indicaciones sencillas para involucrar a los estudiantes:

  • ¿Qué piensan los demás sobre esa idea?
  • Escuchemos a alguien más proporcionar evidencia adicional.
  • ¿Cuáles son algunas formas alternativas de pensar en esto?
  • Hagamos que alguien repita la pregunta / idea en diferentes palabras.
  • ¿Cómo podríamos agregar, revisar, reformular, construir sobre esta idea?

Las siguientes son indicaciones de andamiaje para abordar la información incorrecta o faltante:

  • ¿Qué se necesita revisar para mejorar la precisión de esta idea?
  • ¿Qué sabemos que nos puede ayudar a resolver este problema?
  • ¿Dónde podemos encontrar más información?
  • ¿Cómo podemos responder a esta pregunta?
  • Consideremos [concepto]. ¿Cómo afecta eso tu pensamiento?

Con todas las indicaciones anteriores, el maestro responde solo a la transición a otro estudiante. Es importante tener en cuenta que el profesor no elogia ni critica directamente. A menudo, los estudiantes buscan la aprobación del maestro. Estas indicaciones no refuerzan la búsqueda de la aprobación del maestro por parte de los estudiantes; refuerzan la socialización del aprendizaje en la comunidad de clases.

Credito – Stephanie Toro

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *